SQAS: Requisitos y beneficios de la evaluación SQAS


En qué consiste la evaluación SQAS, requisitos, beneficios para la empresa y dificultades que pueden aparecer durante su implantación.

Si quieres certificar tu empresa con este u otros estándares, contacta con nosotros.

SQASSe trata de una exhaustiva evaluación (disponible en https://www.sqas.org/download-questionnaire.php) creada por CEFIC (Consejo Europeo de la Industria Química). Esta evaluación se compone de un cuestionario CORE (idéntico para todas las organizaciones) y uno específico según el tipo de actividad de la empresa (transporte, almacenaje, etc).

Estos cuestionarios pretenden evaluar todos los aspectos relativos a Calidad, Medio Ambiente, Seguridad y Salud Laboral, Protección y Responsabilidad Social Corporativa de la organización, permitiendo que las empresas químicas que deseen solicitar sus servicios puedan asegurarse de que su proveedor logístico cumple con unos niveles de calidad y seguridad adecuados.

¿Qué tipo de organizaciones pueden someterse a una evaluación SQAS?

SQAS (Safety and Quality Assesment System), supone una herramienta de evaluación para todos los proveedores de servicios logísticos y distribuidores de la industria química dentro de la cadena de suministro como son:

  • Servicios de Transporte
  • Almacén
  • Distribuidores químicos
  • Operaciones ferroviarias
  • Limpieza de vehículos

Cualquier compañía que provea alguno de estos servicios a compañías químicas, podrá someterse a este tipo de evaluación.

¿SQAS es certificable?

SQAS no es un estándar certificable al uso, como sucede con las normas ISO. Tras llevar a cabo la evaluación SQAS, el evaluador (acreditado por CEFIC) emitirá un informe de evaluación que contendrá la puntuación total y se acreditará que la empresa se ha sometido a dicha evaluación, independientemente de su puntuación.

Esta acreditación tendrá validez durante un periodo de tres años, tras los cuales, la organización deberá reevaluarse.

Sustant Consultoría podrá asesorarle durante todo el proceso de implantación y evaluación, realizando las gestiones pertinentes y agilizando el proceso, permitiendo que su organización pueda centrarse en su negocio.

¿Cuáles son los pasos a seguir para realizar una evaluación SQAS?

  • En primer lugar, la Dirección deberá asignar una serie de recursos, tanto económicos como de trabajadores a la realización de este proyecto.
  • A través de los cuestionarios anteriormente nombrados, la organización comprobará el grado de cumplimiento actual de la organización, y de disponer planes de acción para tratar de corregir aquellas cuestiones que no se cumplan. En este punto, lo más habitual por parte de la organización es recurrir a empresas especializadas en SQAS. 
  • Una vez que la organización considera que ha adecuado su sistema a los requisitos del cuestionario se someterá a una evaluación interna, siendo realizada, preferiblemente, por un especialista en SQAS, con amplia experiencia en evaluaciones de este tipo.
  • Cuando la organización haya tomado las medidas necesarias para la resolución de aquellos aspectos señalados en la evaluación interna, podrá someterse a una evaluación externa. Estas evaluaciones únicamente pueden ser realizadas por unos pocos expertos acreditados por CEFIC (disponible en https://www.sqas.org/accredited-assessors.php).
  • En la evaluación externa, el evaluador comprobará pregunta a pregunta el cumplimiento del cuestionario, puntuando con 1 en caso de cumplimiento, 0 en caso de no cumplimiento y con NA en caso de que el requisito no resulte de aplicación a la compañía.
  • Una vez finalizado el proceso, el evaluador emitirá un informe de evaluación que contendrá la puntuación total y se acreditará que la empresa se ha sometido a dicha evaluación, independientemente de su puntuación. 

    ¿Por qué necesito SQAS?

    Una vez que una organización ha sido evaluada en SQAS por un auditor acreditado, la empresa es incluida en una base de datos pública (disponible en https://www.sqas.org/assessed-companies.php), a través de la cual una empresa química podrá solicitar sus servicios, conociendo de antemano que cumple unos estándares mucho más exigentes de los mostrados a través de un Sistema de Gestión basado en ISO 9001 o 14001.
    Además, se trata de un estándar que algunas de las grandes compañías químicas están comenzando a solicitar a sus proveedores, exigiendo una puntuación mínima para poder trabajar con ellas.