En qué consiste la certificación forestal (PEFC-FSC), requisitos para su implantación y beneficios para las organizaciones.

La Certificación Forestal es la evaluación por parte de una tercera parte independiente, cualificada y acreditada, quien certifica que las prácticas de gestión forestal cumplen una serie de normas de sostenibilidad acordadas colectivamente. Esta certificación se puede llevar a cabo tanto a nivel de monte, como de industria forestal, o bien en  industrias de transformación o utilización de la materia prima.

Para ello existen dos certificados diferentes atendiendo a las etapas de la cadena de valor permitiendo la trazabilidad del producto forestal en su cadena de producción/distribución.

Verificar el cumplimiento de los requisitos establecidos garantiza que los materiales y los productos que llevan el etiquetado correspondiente (FSC o PEFC) proceden de bosques gestionados de forma responsable.

Gestión forestal sostenible

La certificación de la Gestión Forestal se concede a aquellos gestores o propietarios de bosques cuyas prácticas de gestión cumplen los requisitos establecidos desde FSC o PEFC en base a:

  • Garantizar que la forma en que se realice el aprovechamiento de la madera y productos no maderables contribuya a mantener la biodiversidad, la productividad y los procesos ecológicos del bosque.
  • Que esta gestión sea socialmente beneficiosa y ayude a las poblaciones locales como la sociedad en su conjunto para ofrecer beneficios a largo plazo.
  • Ofrecer planes de gestión forestal rentables, sin que generen ganancias económicas a expensas del recurso forestal, del ecosistema o de la población u otras partes afectadas.

Entre los beneficios que aportan estas certificaciones a los gestores o propietarios de bosques se encuentran:

  • Proporciona beneficios económicos derivados de la mejora de la productividad.
  • Supone un aumento de los posibles mercados receptores de madera.
  • Supone ventajas ambientales como reducción de riesgo ante incendios y plagas o contribución a la mitigación del cambio climático.
  • El cumplimiento de la legislación forestal hace que la Administración mantenga una posición amigable hacia el gestor forestal.
PEFC

Cadena de custodia


La certificación de la cadena de custodia evalúa la línea de producción forestal, desde el árbol hasta el producto final, para verificar que la madera utilizada procede de un bosque bien gestionado.

El requisito clave de la Cadena de Custodia es que durante todo el proceso productivo, la madera certificada esté claramente diferenciada de la que no lo está.

Con la Certificación de la Cadena de Custodia se verifica que la madera u otros productos forestales utilizados por la industria de transformación, proceden de fuentes controladas a lo largo de su cadena de producción. Constituye la etapa posterior a la certificación de los bosques y es un procedimiento necesario para poder asegurar el uso de materias primas legales y sostenibles.

Entre los beneficios que esta certificación ofrece podemos encontrar:

  • Mejora el acceso a los mercados, a medida que un número creciente de clientes exijan únicamente productos forestales de fuentes certificadas.
  • Demostrar el cumplimiento con políticas públicas o privadas de compra que especifican como requisito el suministro de materiales ambientalmente responsables, como por ejemplo la Etiqueta Ecológica de la Unión Europea para muebles o el sistema de calificación LEED.
  • Mejora la eficacia interna del negocio.
  • Mejora la imagen del sector transformador de los productos forestales frente a materiales rivales en el mercado.
FSC