En este artículo vemos cómo calcular y actuar sobre la huella de carbono en el ámbito de la empresa.

En el primer bloque sobre huella de carbono, explicábamos que es, como calcular, quien lo está haciendo y cuales son los motivos y beneficios para reportar huella de carbono. Si no lo has leído, te recomendamos que te pases por nuestro artículo anterior.

¿Por qué usar estándares y normas?

La huella de carbono está basada en la transparencia y la veracidad de la información aportada. Los estándares y normas internacionales otorgan a las empresas pautas para calcular y verificar sus informes de GEI.

Hoy día, casi todas las actividades que realizamos, bienes que poseemos y utilizamos (transporte, alimentación, agua caliente, luz artificial, móviles, etc.) implican consumir energía, generando emisiones de manera directa e indirecta a lo largo de todo el ciclo de vida de productos y servicios. En consecuencia, el crecimiento económico y demográfico a nivel mundial constituye el motor más importante de los aumentos de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI).

emisiones de GEI

Según el informe del IPCC de 2014 las emisiones de GEI antropogénicas anuales aumentaron exponencialmente entre 2000 y 2010, siendo el suministro de energía y la industria los principales sectores (47% y 30%, respectivamente).

Bajo este prisma, surge el concepto de la HUELLA DE CARBONO. Esta iniciativa permite cuantificar las emisiones de GEI, en toneladas de CO2equivalente, producidas directa o indirectamente, como consecuencia de una actividad determinada, ya sea la fabricación de un producto, la prestación de un servicio o el funcionamiento de una organización. Con ella se contribuye a que las organizaciones sean entidades socialmente responsables.

Además, es un elemento más de sensibilización de la población hacia prácticas más sostenibles, al ser conscientes del impacto que se genera en torno al consumo de bienes y servicios.

Esta medición permite también definir mejores objetivos, políticas de reducción de emisiones más efectivas e iniciativas de ahorros de costes mejor dirigidas. Todo ello consecuencia de un mejor conocimiento de los puntos críticos para la reducción de emisiones, que pueden o no, ser responsabilidad directa de la organización.

“La huella de carbono es un instrumento para determinar, evaluar y comunicar el efecto de los productos, servicios y organizaciones en el cambio climático” (AENOR)

A pesar de las buenas intenciones de este concepto, en los inicios del cálculo de huella de carbono no se establecieron metodologías básicas y consensuadas. Esto provocó que hayan ido surgiendo diferentes factores de cálculo e interpretación a lo largo de los años.

Como solución a este problema se han desarrollado una serie de normas internacionales ISO que establecen y engloban el consenso mayoritario acerca de los requisitos y directrices que permiten determinar la huella de carbono tanto a nivel de producto, como de organización y/o proyectos.

Estas normas son verificables, es decir, permiten asegurar mediante una empresa acreditada e independiente que la declaración efectuada relativa a las emisiones de GEI, es completa, coherente y transparente.

UNE-EN ISO 14064-1:2012. Parte 1: Especificación con orientación, a nivel de las organizaciones, para la cuantificación y el informe de las emisiones y remociones de gases de efecto invernadero.

UNE-EN ISO 14064-2:2012. Parte 2: Especificación con orientación, a nivel de proyecto, para la cuantificación, el seguimiento y el informe de la reducción de emisiones o el aumento en las remociones de gases de efecto invernadero.

UNE-EN ISO 14064-3:2012. Parte 3: Especificación con orientación para la validación y verificación de declaraciones sobre gases de efecto invernadero.

UNE-CEN ISO/TS 14067:2015. Huella de carbono de productos. Requisitos y directrices para cuantificación y comunicación.

UNE-ISO/TR 14069:2015 IN. Cuantificación e informe de las emisiones de gases de efecto invernadero para las organizaciones. Orientación para la aplicación de la Norma ISO 14064-1.

«La huella de carbono ya se perfila como un elemento diferenciador de las organizaciones que deciden comprometerse con el medio ambiente y apuestan por el desarrollo de una actividad sostenible» (MAPAMA)

En España, a nivel de organización, existe un registro oficial del Ministerio de Medio Ambiente que permite a las organizaciones obtener unos sellos oficiales que destacan a aquellas empresas ambientalmente responsables. El registro facilita a las empresas la obtención de puntos extras en concursos públicos.

sellos registro oficial huella de carbono ministerio

Huella de Carbono en la Organización

Análisis de la normativa aplicable para el cálculo de la Huella de Carbono de una organización.

Huella de Carbono en una Organización: 

Emisiones totales de Gases de Efecto Invernadero (GEI), en unidades de CO2 equivalente, asociadas a una organización como consecuencia del desarrollo de su actividad, en un periodo de tiempo determinado.

Objetivos y Beneficios del cálculo de la huella de carbono en una organización:

  • Responsabilidad social acreditada.
  • Conocimiento detallado de los consumos energéticos de la organización.
  • Identificación de oportunidades de reducción de costes energéticos.
  • Anticipación a futuras normativas (cada vez más restrictivas en materia de emisiones y eficiencia energética).
  • Ventajas competitivas y de imagen corporativa. Marcas ambientalmente responsables.
  • Puntos extras en concursos públicos y compra pública verde.

Normas ISO 14064

Actualmente, la familia de Normas ISO 14064 es la más comúnmente utilizada, que se encuentra separada en función de la aplicabilidad en organización (parte 1), proyectos (parte 2) o para verificación y/o validación (parte 3). 

Los beneficios que puede proporcionar a las organizaciones son:

  • Aumentar la credibilidad, la coherencia y la transparencia de la cuantificación, el seguimiento y el informe de GEI, incluyendo los proyectos de reducción de las emisiones y el incremento de las remociones de GEI;
  • Facilitar el desarrollo e implementación de estrategias y planes de gestión de GEI de una organización;
  • Facilitar la capacidad de seguimiento del desempeño y el progreso en la reducción de las emisiones y/o el aumento en las remociones de GEI; y
  • Facilitar los créditos y la transacción de las reducciones de emisiones o del incremento de las remociones de GEI.

aplicaciones que se obtienen al implantarla:

  • Gestión del riesgo corporativo (identificación y gestión de riesgos y oportunidades).
  • Acceso a iniciativas voluntarias (registro voluntario de GEI).
  • Acceso a mercados GEI (compra-venta de derechos o créditos).
  • Participación en el informe reglamentario/gubernamental (crédito para la acción temprana, acuerdos negociados o programas de información nacional).

Los requisitos clave que se encuentran en la parte 1 de la norma (ISO 14064-1), orientado a organizaciones se organizan en el siguiente esquema:

requisitos clave huella de carbono ISO 14064

Para saber más, consulta nuestros servicios de Huella de Carbono. Hacer el cálculo inicial está al alcance de todo tipo de empresas. Para calcular la Huella de Carbono de tu empresa o proyecto, y trámites relacionados, contacta con nosotros.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad