Las empresas que han comenzado a implantar procesos y actividades con un enfoque de sostenibilidad pasan por una serie de etapas que ayudan a consolidarse a largo plazo en el mercado

sostenibilidad empresas

En cada una de las etapas se enfrentan a diferentes retos y deben desarrollar nuevas capacidades que una vez consolidadas aportan beneficios estratégicos en la organización que las implanta, asegurando su permanencia en el mercado a largo plazo.

En 2009 un equipo de la prestigiosa revista universitaria Harvard Bussiness Review dirigido por Nidumolu definió en un artículo ( Sostenibilidad como llave conductora de la innovación») las siguientes etapas hacia la sostenibilidad para las empresas:

Etapa 1: Ver el cumplimiento como oportunidad

Los primeros pasos en el camino de la sostenibilidad suelen partir de la ley. La regulación es compleja y varía según país, región o incluso ciudad. Es tentador adherirse a los estándares ambientales más bajos durante un tiempo, sin embargo, es más inteligente cumplir con las normas voluntarias, más estrictas, y hacerlo lo antes posible proporciona ventajas sustanciales de ser el primero en cuanto al fomento de la innovación.

Las empresas que se centran en el cumplimiento de las normas emergentes ganan más tiempo para experimentar con materiales, tecnologías y procesos. Empresas en la vanguardia del cumplimiento redujeron costes, mejoraron su reputación entre sus clientes y son las primeras en detectar las nuevas oportunidades de negocio.

En este ámbito podemos destacar los sistemas de gestión ambiental, a través de certificaciones voluntarias como ISO 14001 y EMAS, permite a las compañías, no solo estar al día en el cumplimiento de la legalidad en materia medioambiental, también genera dinámicas de mejora continua en la organización mediante la fijación de objetivos y planes de acción.

Calcular la Huella de Carbono, a nivel de organización, es otra manera de adelantarse a la legislación ambiental en materia de emisiones, mientras se trabaja en la eficiencia energética y la transparencia de la empresa. La huella de carbono es un elemento que puede ser incluido dentro de los informes no financieros de la compañía, como las memorias de responsabilidad social corporativa (RSC), obligatorias para grandes empresas en España desde la entrada en vigor del RD 18/2017.

Tanto grandes como pequeñas empresas se ven beneficiadas al incluir la huella de carbono entre sus indicadores distinguiendo su imagen, de organización ambientalmente responsable, del resto de empresas.

Del mismo modo, elaborar memorias GRI supone un impulso del compromiso interno en la organización, beneficia a la imagen de la empresa y a la gestión integrada que se lleva a cabo. Las memorias GRI poseen un enfoque basado en el análisis de expectativas de información de los grupos de interés, y son empleadas para demostrar la sostenibilidad mediante la recopilación de evidencias en aspectos ambientales, crecimiento social de la empresa como educación, cultura, ética y valores, y el desarrollo económico. 

Además, existela norma ISO 26000 “Guía sobre Responsabilidad Social”, que aunque posea el carácter de norma no es más que una directriz voluntaria sin certificación,  muy recomendable a seguir. Esta ISO 26000 redacta en forma de recomendaciones, consejos y orientaciones sobre la rendición de cuentas, la transparencia empresarial, y la gestión de redes. Sirviendo de guía para materias fundamentales como: el gobierno organizacional, los derechos humanos, las prácticas laborales, el medio ambiente, las prácticas de operación, la participación activa y el desarrollo de la comunidad.

certificaciones sostenibilidad empresas
Aspectos y certificaciones de sostenibilidad en las empresas

Etapa 2: Trabajar en la sostenibilidad de la cadena de valor

Una vez que las empresas han aprendido a mantener el ritmo de regulación, se vuelven más proactivas en relación a los aspectos ambientales de la organización. El impulso se extiende a toda la cadena de valor.  Las corporaciones incorporan criterios para evaluar sus procesos internos y a sus proveedores con: criterios económicos, criterios de calidad y criterios de respeto por el medio ambiente, lo cual es imprescindible para su sostenibilidad. Se crean por lo tanto requisitos y procedimientos para proveedores, subcontratistas, operaciones, procesos industriales, lugares de trabajo, devoluciones, etc.

El análisis del ciclo de vida (ACV) o Life-cycle assesment (LCA),en inglés, es una herramienta particularmente útil: Capturan los aspectos ambientales más relevantes relacionados con las entradas y salidas de materiales y energía de un producto o servicio a lo largo del ciclo de vida del mismo (extracción de materias primas, procesado y fabricación, transporte y distribución, envasado, uso y reciclado).

análisis del ciclo de vida
Etapas del Análisis del Ciclo de Vida (ACV)

El análisis del ciclo de vida es una herramienta originalmente de carácter ambiental, sin embargo, hoy en día, existe el análisis del ciclo de vida social y el análisis del ciclo de vida económico de productos y servicios; sacando a la luz los principales aspectos sociales y económicos de un producto, desde que una materia prima es extraída hasta que el producto es reciclado.

Algunos ACV han revelado posibles ahorros de hasta el 80 % de los costes en energía, agua y otros recursos mediante la incorporación de criterios de sostenibilidad. El ACV se ha consolidado en los últimos años como la herramienta metodológica de producción y consumo sostenible por excelencia.

La huella de carbono de producto implica utilizar una metodología basada en el análisis del ciclo de vida de un producto, con una sola categoría de impacto, la de cambio climático.

emisiones ciclo de vida producto
Emisiones durante el ciclo de vida de un producto

La huella hídrica puede considerarse como un indicador integral de la apropiación de los recursos de agua dulce, ya que se utiliza para medir el volumen total de agua dulce usado para producir los bienes y servicios producidos por una empresa, o consumidos por un individuo o comunidad. El uso de agua se mide en el volumen de agua consumida, evaporada o contaminada.

Este tipo de estudios permiten colocar ecoetiquetas en los productos sobre los que se ha realizado.

huella de carbono de productos sostenibilidad empresas
Ecoetiqueta de huella de carbono – Programa Carbon Trust

Cuando se crean cadenas de valor favorables al medio ambiente, las empresas descubren los beneficios económicos de la eficiencia energética, la valorización de sus residuos o la reducción en el uso de materiales tóxicos.

Los proveedores también aprenden de estas prácticas y las replican en sus negocios. Como resultado, las preocupaciones ambientales se arraigan en las unidades de negocio y permite a los ejecutivos hacer frente al próximo paso.

En este ámbito, algunos certificados como FSC o PEFC, garantizan que los materiales y los productos que llevan este etiquetado proceden de bosques gestionados de forma responsable, evaluando toda la cadena de custodia durante el proceso.

FSC PEFC
Certificaciones FSC y PEFC

Las evaluaciones de proveedores, son un proceso cada vez más frecuente en grandes empresas. En este sentido la evaluación SQAS (Safety and Quality Assesment System), destaca por ser una herramienta de evaluación para proveedores de servicios logísticos y distribuidores de la industria química dentro de la cadena de suministro, como son:

  • Servicios de Transporte
  • Almacén
  • Distribuidores químicos
  • Operaciones ferroviarias
  • Limpieza de vehículos
SQAS
Logo certificación SQAS

Etapa 3: Diseño de productos y servicios sostenibles (ecodiseño)

En esta etapa, los ejecutivos comienzan a darse cuenta de que un número determinado de consumidores prefieren una tipología de artículos más respetuosos con el medio ambiente y con los trabajadores que los producen; si analizan esa tendencia, observaran que corresponden cada vez a una mayor cuota del mercado. De esta manera se pueden desarrollar ventajas competitivas teniendo en cuenta criterios de sostenibilidad. Las empresas que realizan estas acciones, se posicionan en mejor lugar en el mercado.

Para diseñar productos sostenibles, las empresas deben entender las preocupaciones de los consumidores y analizar cuidadosamente las etapas del ciclo de vida de su producto. El proceso de aprendizaje implica aprender a combinar la comercialización de producto con su experiencia en el uso de materias primas, compra y distribución.

La sostenibilidad pasa indudablemente por el Ecodiseño de productos y servicios

El Ecodiseño de productos y servicios es una herramienta avanzada que combina equipos multidisciplinares de trabajo: ingenieros, responsables de los departamentos de medio ambiente, calidad, seguridad y salud en el trabajo, departamento de compras, departamento logístico, etc. Es necesario formar a estos equipos en los principios del ecodiseño con el objetivo de crear productos más sostenibles, menos dependientes de materias primas tóxicas y costosas, con procesos más eficientes y seguros.

La Norma ISO 14006 permite integrar el Ecodiseño como parte de un Sistema de Gestión Ambiental u otro Sistema de Gestión, así como estructurar de forma clara todos los procesos y los procedimientos adecuados para introducir el ecodiseño dentro de un Sistema de Gestión Ambiental.

El obtener este certificado le permite a las empresas cumplir la legislación y cumplir la directiva europea de diseño ecológico para la fabricación de productos electrónicos.

sostenibilidad en las empresas pasa por el ecodiseño
Aspectos incluidos en el Ecodiseño

Etapa 4: Desarrollo de nuevos modelos de negocio

El desarrollo de un nuevo modelo de negocio requiere explotar alternativas a las actuales formas de hacer negocio, así como la comprensión de cómo las empresas pueden satisfacer las necesidades de los clientes de manera diferente. La mayoría de empresarios asumen que la creación de un modelo sostenible de negocio implica simplemente replantear la propuesta de valor al cliente y encontrar nuevas formas de servirle. Sin embargo, los modelos exitosos incluyen nuevas formas de captar ingresos y la realización de los servicios de manera conjunta con otras empresas. Los ejecutivos deben aprender a cuestionar los modelos existentes.

La servitización de productoso la valorización y comercialización de residuos son nuevos modelos de negocios asociados a la economía circular.

Etapa 5: Crear plataformas para las prácticas venideras

El último paso se trata de crear las plataformas para las futuras prácticas de próxima generación, donde clientes y proveedores aprenden a gestionar conjuntamente temas clave como la gestión de residuos o la obtención de materiales o energía. En este sentido, las nuevas tecnologías de comunicación, “Industria 4.0”, “Internet de las Cosas”, “Big Data” y la combinación de ellas son el motor actual de la innovación.

Un ejemplo de plataformas para integrar sostenibilidad son las bolsas de subproductos, un medio de comunicación entre empresas que facilita el intercambio de los residuos producidos en una empresa y que en muchos casos pueden ser utilizados por otra, como materia prima secundaria en sus procesos de fabricación.

Para desarrollar innovaciones la dirección debe cuestionarse suposiciones implícitas tras las prácticas habituales. Los grandes avances han partido de preguntas como: ¿Podemos crear un carro que se mueva sin utilizar caballos? ¿Podemos volar como pájaros? ¿Podemos bucear como ballenas?  A través de cuestionarse el statu quo las empresas trabajan para el cambio.

Por ejemplo, enfocarnos en un paradigma de escasez de recursos permitirá hacernos preguntas como: ¿Podemos desarrollar detergentes sin productos tóxicos ni agua? ¿Podemos utilizar hidrógeno como combustible? ¿Podemos desarrollar embalajes hechos de materiales orgánicos y compostables? 

——————————————————————————————————————–

Estos son los cinco pasos hacia la sostenibilidad de las empresas según Nidumolu. Qué opináis, ¿estáis de acuerdo o no? ¿En qué paso se encuentra vuestra organización? ¿Creéis necesario incluir algún otro aspecto? Dejar vuestra opinión en los comentarios.

Bibliografía consultada: Nidumolu, R., Prahalad, C. K., & Rangaswami, M. R. (2009). Why sustainability is now the key driver of innovation. Harvard business review87(9), 56-64.