Con el sistema económico actual, y con cada organización especializada en distintos nichos de mercado enfocados a la producción de ciertos bienes o a la comercialización y transporte de los mismos, se antoja costosa la identificación de requisitos en residuos, dada la gran cantidad de legislación aplicable.

Estas organizaciones presentan una serie de características comunes, de ellas se va a tratar a continuación la gestión de los residuos no peligrosos generados durante su actividad. 

Requisitos y obligaciones en residuos

 Tipos de residuos 

Encontramos múltiples variedades de residuos en base a la definición aportada en la legislación actual (Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados):

  • Residuos domésticos: residuos generados en los hogares como consecuencia de las actividades domésticas. Se consideran también residuos domésticos los similares a los anteriores generados en servicios e industrias.
  • Residuos comerciales: residuos generados por la actividad propia del comercio, al por mayor y al por menor, de los servicios de restauración y bares, de las oficinas y de los mercados, así como del resto del sector servicios.
  • Residuos industriales: residuos resultantes de los procesos de fabricación, de transformación, de utilización, de consumo, de limpieza o de mantenimiento generados por la actividad industrial, excluidas las emisiones a la atmósfera reguladas en la Ley 34/2007, de 15 de noviembre.
  • Residuo peligroso: residuo que presenta una o varias de las características peligrosas enumeradas en el anexo III, y aquél que pueda aprobar el Gobierno de conformidad con lo establecido en la normativa europea o en los convenios internacionales de los que España sea parte, así como los recipientes y envases que los hayan contenido.

 

Identificación de residuos 

La Directiva Europea establece un sistema de códigos denominados LER para identificar el tipo de residuo generado durante el proceso de desarrollo de la actividad, así como los propios requisitos en residuos. Esta codificación puede suponer un registro más amplio o menos en función del tipo de residuo. Un ejemplo sería:

  • 15.02.02 – Absorbentes, materiales de filtración (incluidos los filtros de aceite no especificados en otra categoría), trapos de limpieza y ropas protectoras contaminados por sustancias peligrosas: Esta categoría acepta materiales textiles, filtros de aceite y materiales minerales absorbentes como la sepiolita.
  • 17.04.02 – Aluminio: Esta categoría acepta únicamente residuos de aluminio, en el formato en que se encuentre, pero separado de otros metales férreos.

Esta codificación se compone de tres cifras de dos dígitos cada una, estas indican el origen del residuo (15), el grupo al que pertenece (02) y el tipo de material dentro del grupo (02).

Para poder conocer si se trata o no de un residuo peligroso es necesario revisar el listado de códigos LER. Junto al conjunto completo de las tres cifras que componen el código, aparece un asterisco en aquellos residuos que por su naturaleza sean peligrosos. Para estos residuos, la gestión requiere seguir los requisitos en residuos propios de la Ley 22/2011.

 

Gestión de residuos

  • Producción del residuo: Las organizaciones que generen un volumen de residuos no peligrosos igual o superior a 1000 toneladas/año deben notificarlo a la administración autonómica mediante una Comunicación Previa:
    • Documento que informa a la administración sobre la producción de un residuo por parte de la organización, el volumen producido y el tratamiento que recibirá).
  • Gestión del residuo: Es habitual que la empresa productora contrate a un gestor autorizado para la recogida y posterior tratamiento de los residuos. Para poder realizar esto de acuerdo a la ley es necesario establecer un Contrato de tratamiento.
    • Documento vinculante entre el productor y el gestor donde se determinan los aspectos de periodicidad de recogida del residuo, el tratamiento que recibirá y toda aquella información relevante para su gestión).
  • Traslado del residuo: Cuando el residuo reciba un tratamiento de eliminación o incineración, el proceso de traslado de residuos se encuentra sometido a una Notificación Previa:
    • El operador del traslado debe presentarla a la comunidad autónoma de origen y de destino del residuo, al menos diez días antes de que se lleve a cabo el traslado y podrá ser válida como máximo durante tres años.

 Por otra parte, todos los residuos transportados deben ir acompañados por un Documento de identificación:

  •  Documento informativo que indica el tipo de residuo y toda aquella información importante que pueda afectar a su traslado o a las condiciones del mismo. Identifica el lugar de origen y el destino del residuo, así como el tratamiento que recibirá en lugar de llegada.

Estos son los pasos necesarios para poder identificar y gestionar de forma adecuada los requisitos en residuos peligrosos y no peligrosos de una organización. 

 

Sanciones en la gestión de residuos

Las acciones u omisiones que contravengan esta Ley tendrán el carácter de infracciones administrativas, sin perjuicio de las que puedan establecer las Comunidades Autónomas como desarrollo de la misma. Estas infracciones se clasifican en muy graves, graves y leves.

  • Muy graves: El ejercicio de una actividad descrita en la Ley sin autorización, o con ella caducada o suspendida, así como el incumplimiento de las obligaciones que haya supuesto peligro grave o daño a la salud de las personas, se haya producido un daño o deterioro grave para el medio ambiente o cuando la actividad tenga lugar en espacios protegidos. También se considera como muy grave abandono, vertido o eliminación incontrolado de cualquier otro tipo de residuos. Multa desde 45.001 euros hasta 1.750.000 euros, excepto si se trata de residuos peligrosos, en cuyo caso la multa podrá ser desde 300.001 euros hasta 1.750.000 euros.
  •  Graves: El ejercicio de una actividad descrita en la Ley sin la preceptiva comunicación o autorización. También se considera como grave el abandono, vertido o eliminación incontrolada de residuos sin que suponga un daño grave en el medio ambiente o para la salud humana. Multa desde 901 euros hasta 45.000 euros excepto si se trata de residuos peligrosos, en cuyo caso la multa será desde 9.001 euros hasta 300.000 euros.
  • Leves: El retraso en el suministro de la documentación que haya que proporcionar a la administración. Las infracciones leves se sancionarán con una multa de hasta 900 euros. Si se trata de residuos peligrosos ésta será de hasta 9.000 euros.

Desde Sustant, ayudamos a las empresas a solucionar situaciones propias de la gestión de residuos, así como la integra tramitación de autorizaciones necesarias de los requisitos en residuos.